Cartas del Director
Un grito silencioso
 




Chile de blanco por la vida. Un grito silencio ante la amenaza del aborto. Así, se nos ha invitado a comprender el drama del aborto el 5 de septiembre recién pasado a lo largo del país. Pues, es un grito silencioso que brota de ese hijo que en el vientre materno trata de escapar ante las manos asesinas del abortero y sus cómplices pasivos y activos. Pero también es el grito silencioso de esa mujer/madre porque su dolor le hiere el alma y tendrá que llevar consigo esa tristeza quizás por cuánto tiempo a lo largo de su vida. Chile no se merece un holocausto legalizado y encubierto, pues nadie sobra en nuestra patria. Menos el más indefenso y frágil como es el hijo por nacer. Por tanto, el estado debe reconocer, proteger y defender el derecho humano y originario a la vida. El cual es anterior al estado. Y cuando no lo hace, éste se transforma en un estado tirano, pues viola un derecho fundamental. Esta es la verdad que nos ha impactado también con la muerte de un pequeño niño sirio en la playa. Gobiernos totalitarios provocan muerte y desolación. Entonces, estamos a tiempo de parar la cultura de la muerte y del descarte como nos pide el Papa Francisco. Y para eso se necesita voluntad política y racionalidad humana. Si no es así, seguirá la escalada de conflictos donde los que más sufren y pierden son siempre los más pobres e indefensos porque se violenta su dignidad humana, no teniendo ya donde escapar. Siendo más grave aún, cuando esa brutalidad comienza en el vientre materno.

P. Fco. Javier Astaburuaga Ossa
Director Proyecto Nasciturus en defensa de la vida


Idiomas (by Google)
Copyright © 2015. All Rights Reserved.